Gracias a Abel por una clase magistral de mecánica. A Leticia por el cartel, a Raquel y Marisa por un espacio tan acogedor y por cedérnoslo tan amablemente y en un sitio tan agradable. A todos por venir y, por supuesto a los patos, que nos entretuvieron la mañana con sus cortejos primaverales.

Anuncios